Dominatrix sádica por sexo telefónico sadomaso

Dominatrix sádica por sexo telefónico sadomaso

dominatrix-sadica-por-telefonoHoy has sido un mal chico y mereces un castigo. Las nalgadas ya no son suficiente y tendré que usar mi látigo. Querrás tener sexo telefónico dominatrix y que te haga gozar, pero no lo mereces. Todo lo que obtendrás será un castigo por cómo te has comportado, porque a los hombres que se portan mal como tú, siempre les llega una sádica como yo que les da su merecido.

803 353 142

El precio máximo por minuto de esta llamada es de 91 céntimos de euro si llama desde un teléfono fijo y de 1 euro y 27 céntimos de euro si llama desde un teléfono móvil, impuestos incluidos. Este servicio para adultos reservado a mayores de 18 años está prestado por SOLAIKA SRL. APARTADO DE CORREOS 57204. 28223 MADRID

Hoy no vas a salvarte de una reprimenda, llamarás a esta línea erótica sádica y hablarás conmigo y vas a pagar por lo mal que te has portado. Y mientras tú sufres, yo, que soy una cruel sádica, voy a disfrutarlo. Pero tú no podrás gozar. A través del teléfono erótico sádico casi podrás sentir los latigazos irritando tu piel mientras estás inmóvil, dominado por está sádica por sexo telefónico barato.

No podrás resistirte porque voy a atar tus manos con cinta adhesiva y luego sujetarlas con una soga a los pies de la silla. Tú estarás de rodillas, con la barriga sobre la silla y la cabeza hacia abajo. Así recibirás tu castigo en esta línea erótica sádica, latigazos en la espalda, en las piernas, en las nalgas, en el cuello. Quiero ver tu rostro en esos segundos en que sabes que el latigazo llegará, pero no tienes idea de en qué parte del cuerpo esperarlo. Me excita ver cómo relames el dolor, me excita tenerte inmovilizado y sometido a mí, sin poder hacer más que lo que yo te ordeno. Luego, voy a morderte en las marcas que haya dejado mi látigo, y voy a rozarlas con todo mi cuerpo, mientras veo cómo te retuerces de placer. Pero, ¿qué crees? voy a detenerme siempre justo a tiempo, para no dejar que te corras.

¿Qué estás esperando? Marca esa línea erótica y llámame, soy tu ama, verás cómo te doy la disciplina que te hace falta.