Sexo telefónico casero con ama de casa

Sexo telefónico casero con ama de cas

telefono-erotico¿Puedes imaginar la vida de una ama de casa? Sola, aburrida, pero a la vez hermosa y muy sexy 803 353 142

¿Puedes imaginarla sola y en silencio, mirando por la ventana, esperando que algo emocionante suceda en su vida? Aguardando una aventura, alguien que la saque de su rutina solitaria y le provoque sensaciones que no tuvo jamás. Tú puedes ser ese hombre, listo para hacer sexo por telefono 803 353 142

Esta es una ama de casa real, que se ha aburrido de su monotonía diaria, y busca diversión y placer. Quiere que suene el teléfono, y que al cogerlo no sea una amiga, o un familiar, quiere que la llame un desconocido como tú, y la invite a revolcarse en cada rincón de la casa, que la haga sentir lo que su esposo no puede, porque está demasiado ocupado en el trabajo.

803 353 142

El precio máximo por minuto de esta llamada es de 91 céntimos de euro si llama desde un teléfono fijo y de 1 euro y 27 céntimos de euro si llama desde un teléfono móvil, impuestos incluidos. Este servicio para adultos reservado a mayores de 18 años está prestado por SOLAIKA SRL. APARTADO DE CORREOS 57204. 28223 MADRID

Esta ama de casa está esperando a alguien como tú, dispuesto a sorprenderla por detrás en la cocina mientras realiza sus quehaceres, que arranque su delantal para verla desnuda, que disfrute de su cuerpo y quiera follarla en cada rincón de la casa, encima de la mesa, en la ducha, sobre el piso de la cocina, entre los arbustos del jardín, tapándole la boca para que los vecinos no oigan sus gemidos.

Lo que esta ama de casa espera de ti es que hagas de su día una jornada única, que luego vaya a recordar por la noche, durante su aburrida cena familiar, mientras siente que sus bragas se vuelven a humedecer. Ella te espera para hacer juntos del verdadero sexo telefónico casero 803 353 142

¿Serás tú quien juegue con ella a perseguirla por la casa, quien la encuentre escondida en la habitación matrimonial, y la posea por detrás contra la ventana, a riesgo de que los vecinos que pasan los descubran?

¿Quieres ser tú ese hombre? ¿Sí? Entonces, ¡llamala!, ella te está esperando.